23 diciembre, 2019

Escritura en dos fases

Imagen de hudsoncrafted en Pixabay

En nuestro cerebro hay dos partes: una parte creativa y una parte crítica. Ambas son necesarias, pero es nuestra misión darle a cada una su espacio y que una no invada el espacio de la otra.

Por ello el proceso de escritura debe desarrollarse en dos fases diferenciadas: 


1.- Fase creativa: en es
ta fase damos rienda suelta a nuestra parte creativa. Debemos tener en cuenta que esta fase es la primera, por lo tanto, sin ella no podemos escribir nada. Por ello es necesario darle la importancia que se merece. Esta fase consiste en plasmar sobre el papel, con la mayor rapidez posible, todo lo que se nos va ocurriendo sin detenernos a pensar si estamos escribiendo correcta o incorrectamente, congruente o incongruentemente. Por ejemplo: no debemos prestar atención a las posibles faltas ortográficas o gramaticales. Tampoco debemos pensar en si estamos repitiendo mucho una palabra o si lo que acabamos de escribir no tiene sentido. Es decir, esta fase consiste en dejarse llevar por las ideas que van apareciendo en nuestra mente sin detenernos en ningún momento a revisar. Por más que nuestra parte crítica nos intente frenar para que revisemos lo que hemos escrito debemos resistir y continuar hacia adelante. 

2.- Fase crítica: una vez hemos terminado de escribir nuestra historia, ahora sí, llega el momento de poner a trabajar nuestra parte crítica. En esta fase debemos revisar con atención lo que hemos escrito y corregir todos los errores que encontremos: ortográficos, gramaticales, sintácticos…También debemos eliminar aquello que no aporte nada a nuestra historia o que resulte repetitivo. Quizás queramos añadir algo nuevo o incluso cambiar por completo una parte (en este caso volveremos a la fase creativa y después retomaremos la fase crítica). Es importante que antes de eliminar algo de nuestra historia vayamos guardando los borradores en una carpeta. De este modo no perderemos las ideas anteriores por si más tarde deseamos recuperarlas. Además, haciendo esto conseguiremos tener menos miedo a las modificaciones que se nos ocurran. Y por último, es aconsejable que durante la corrección leamos en voz alta lo que hemos escrito. Esto nos ayudará a detectar más fácilmente errores como las cacofonías.

Ejercicio:

Una buena manera de enfrentarnos a la hoja en blanco es escribir un relato a partir de una fotografía. Aquí comparto cinco imágenes. Elige una de ellas u otra que te guste y escribe un relato teniendo en cuenta las dos fases de escritura. ¡Tú puedes!



Nota: Algunos de los relatos que he publicado en 1relato1imagen.com los he escrito siguiendo esta técnica. Por ejemplo: Un valor incalculable está escrito a partir de una fotografía que hice. 


Imagen de Sasin Tipchai en Pixabay 

Imagen de DarkWorkX en Pixabay

Imagen de rud0070 en Pixabay 

Imagen de CoolCatGameStudio en Pixabay 

Imagen de WILLGARD en Pixabay 

4 comentarios:

  1. Muchas gracias por tantos consejos que das para poder escribir, no dudes que si algún día me decido a hacerlo los seguiré para escribir lo mejor posible. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Espero que comiences a escribir muy pronto. Saludos!

      Eliminar
  2. Hola!!
    Participo en la iniciativa Seamos seguidores y ya te sigo desde mi blog.
    Nos leemos

    ResponderEliminar