01 diciembre, 2019

La creatividad que llevas dentro

Imagen de natassa64 en Pixabay 

Todas las personas llevamos la creatividad en nuestro interior. Cuando somos niños la utilizamos constantemente, especialmente cuando jugamos. Sin embargo, al crecer, poco a poco la vamos dejando a un lado. El motivo es que los adultos nos dicen que para alcanzar la madurez debemos centrarnos más en la realidad y dejar de imaginar.

De este modo, y sin apenas darnos cuenta, sufrimos una pérdida terrible que se lleva nuestra capacidad imaginativa y creativa a lo más recóndito de nuestro Ser. Comenzamos a cultivar más nuestra capacidad racional y la orientamos a ser productivos y competitivos con el fin de ganar dinero.

Esto ocasiona que tantas personas aseguren que no son creativas, que no tienen imaginación. A mi modo de ver, la solución a este problema, consiste en retomar el contacto con el/la niño/a que al que tenemos olvidado y situarlo en el centro de nuestras vidas.

Una vez demos este paso, podremos volver a ver el mundo como lo ven los niños y las niñas: con inocencia, sorpresa, asombro y curiosidad. Veremos la vida como lo que es: una fuente inagotable de ideas dispuestas a despertar toda la creatividad que llevamos dentro.

Si retornamos a la niñez, estaremos dando un gran paso para encontrar nuestra creatividad. Después podemos seguir lo que he llamado distintas sendas creativas y que están interconectadas.

1. Encuentra tu talento: todas las personas tenemos un talento. Creo que nuestra misión en la vida es buscar ese talento y ponerlo al servicio de los demás. Si no lo hacemos, es muy probable que vivamos frustrados toda la vida. Porque como decía Albert Einstein: “Todos somos unos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de escalar un árbol, vivirá su vida entera creyendo que es estúpido”. Recuerdo esta bonita historia que te invito a que leas: La fascinante historia del niño autista que hoy es un gran compositor.

2. Aprende cosas nuevas que te gusten: aunque parezcan poco prácticas o incluso inútiles en la sociedad actual. No debemos pensar que será tiempo desperdiciado, sino todo lo contrario. Cualquier aprendizaje puede ser el alimento de la creatividad. Da igual la materia de que se trate: matemáticas, biología, historia del arte, música, programación de ordenadores o griego antiguo. Por ejemplo, Steve Jobs, un apasionado de la informática, decidió estudiar un curso de caligrafía y esto le inspiró para crear los distintos tipos de letras en los ordenadores. Por otro lado, cuantas más materias aprendamos más probabilidades tendremos de encontrar nuestro talento.

3. Aprende disciplinas artísticas: tenemos que pensar que desde la Prehistoria el ser humano ha expresado su creatividad a través del Arte. Buen ejemplo de ello, son las pinturas rupestres o las figuritas conocidas como Venus. El Arte nos hace sacar hacia fuera toda la creatividad que llevamos dentro. Es una forma de expresión única que no debemos ignorar. ¿Y si además resulta que descubres que tu talento es precisamente escribir, pintar, dibujar, hacer fotografías o tocar un instrumento musical?

Anímate a descubrir toda la creatividad que llevas dentro.  ¡Estoy segura de que no te arrepentirás!

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por visibilizar a la "Creatividad" ya que cuando nos hacemos mayores nos sentimos culpables cada vez que la queremos buscar, me gustaría seguir leyendo todo lo que escribas, así que no dejes de hacerlo. Un saludo.

    ResponderEliminar